Ciudadanos rechazan las CBDC: primero en Europa y ahora en Japón