Cobrar por no hacer nada: así es el extraño trabajo de un hombre en Japón