El Banco de Japón perdió 50.000 millones en su intento de ayudar al Yen