Elden Ring es tan esperado que una empresa en Japón ha ofrecido vacaciones a sus empleados para que puedan jugarlo