Internet Explorer es historia. Para Japón es un drama: la mitad de sus empresas sigue utilizándolo hoy