Japón despidió a Shinzo Abe en un funeral de Estado tan polémico como su vida política