Japón registró un déficit corriente de 927 millones en mayo, un 93 % menos