Japón ya nota la recesión global: sus actividad manufacturera cae al mayor ritmo en dos años y medio