Las estrictas leyes de armas de Japón hacen que los tiroteos sean poco frecuentes