Los servicios de China rebotan mientras retroceden las restricciones y en Japón siguen creciendo