MEXICANOS CAUSAN VERGÜENZA en JAPÓN