Pasión por los trenes puede causar comportamientos extremos en Japón