Penalizar los insultos en redes sociales, la propuesta que ha surgido en Japón