Por qué para Japón la ola de inflación que recorre el mundo es una buena noticia