Reino Unido, Alemania y Japón se convierten en los primeros países en autorizar los coches autónomos