Se partió en dos la llamada “piedra asesina” de Japón y hay temores por el supuesto espíritu maligno que habita en su interior