Un equipo del OIEA visita Japón para revisar el plan del vertido de Fukushima