Una ilustración erótica enloqueció a las feministas en Japón