Unos gatos callejeros salvaron un restaurante en Japón y ahora son las estrellas del local